GALLERIES
    Campaign – Olympe
    01
    05
    × 08.10.2017

    Parejas y clientes

    Maria José & Alejandro
    Elena y Alex
    Conchi & Ángel
    Ani & Carlos
    Elisa & Paco

    Dani es una de esas personas amantes de lo que hacen, con saber estar y que solo te transmiten cosas buenas. Lo elegimos por recomendación de un amigo y quedamos encantados con su trato. Las fotos, a nosotros nos gustaron mucho y todo el mundo que ha visto el álbum coincide en que son preciosas.
    Sabe captar la naturalidad de cada momento y la calidad y profesionalidad de su trabajo hace que estés muy tranquilo en un día tan importante.
    Recomendable una y mil veces 100%.

    Dani es un excelente profesional, no solo por la calidad de su trabajo fotográfico, sino por su trato personal. Te hace sentir cómodo en todo momento durante las sesiones (algo muy importante si no estás acostumbrado a que te hagan fotos), y no se muestra siempre abierto y flexible ante cualquier situación. Realiza su trabajo de forma autónoma para que no tengas que preocuparte de nada (el día de la boda tenemos siempre muchas cosas en la cabeza). Se preocupa mucho de conocer a las parejas y de dar un trato especial y personal. Y, además, entrega el material muy rápido. Lo recomiendo sin duda alguna.

    Todo un profesional, conectó con nuestra forma de ser desde la primera instantánea, nos hizo sentir especiales a pesar de los nervios. Volveré a contar con él para los próximos eventos pues quedamos muy contentos.

    Definir el trabajo bien hecho de Dani Medina es decir: profesionalidad, buen gusto y calidad. El escogerlo a él para el día de nuestra boda fue una buena elección. Estuvo sin estar y sacó lo mejor de nosotros. Volver a ver cada una de las fotos es rememorar ese día como si estuviese sucediendo en tiempo real. Estamos muy contentos y agradecidos por como nos trató y por el resultado. Sin duda, Dani es buen profesional y muy buena gente.

    Tratar con Dani fue un verdadero placer. Se tomó mucho tiempo a la hora de conocernos mejor y de averiguar lo que queríamos de verdad, (en nuestro caso era un reportaje de boda sencillo y natural, nada formal).

    Fue extremadamente flexible tanto a la hora de ajustarse a nuestras prioridades, como durante el mismo día de la boda. ¡Y al final de la noche era un amigo más!

    Además, siempre tiene unos detalles muy bonitos (bombones, regalitos), y es un encanto de tío.

    Prensa